Seguridad y eficacia de la vacuna contra el COVID-19

Tres vacunas contra la COVID-19 están autorizadas para uso de emergencia o aprobadas completamente por la FDA. Estas vacunas demostraron ser seguras y eficaces en ensayos clínicos. Se desarrollaron, probaron y autorizaron utilizando el mismo proceso riguroso usado para otras vacunas exitosas.

Estas vacunas también pasaron una revisión independiente por expertos médicos en el Safety Review Workgroup of the Western States Pact (sólo en inglés). Grupo de trabajo de revisión de seguridad, como parte del Pacto de los Estados Occidentales (en español). Ver nuestras preguntas frecuentes para obtener más información.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) y el Departamento de Salud del Estado de Washington (DOH, por su sigla en inglés) recomiendan que las personas mayores de 18 años opten por la vacuna de ARNm contra la COVID-19 (Pfizer o Moderna) en lugar de la vacuna de Johnson & Johnson (J&J), debido al riesgo poco frecuente de sufrir síndrome de trombosis con trombocitopenia (STT), que implica la formación de coágulos de sangre y un recuento bajo de plaquetas, y el síndrome de Guillain-Barré, un trastorno autoinmune que puede dañar los nervios. La vacuna de J&J todavía está disponible, y puede hablar con su proveedor de atención médica sobre sus opciones si desea recibirla.

Los datos demuestran que las vacunas contra la COVID-19 son seguras y que los efectos secundarios graves son poco comunes.

Sobre las vacunas

Vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech

La vacuna está autorizada para uso de emergencia en personas de 5 a 11 años y aprobada completamente para personas de 12 años en adelante (bajo el nombre Comirnaty).

En ensayos de la vacuna de Pfizer-BioNTech (datos del ensayo en EE. UU.)

Los ensayos clínicos no revelaron ningún efecto adverso importante imprevisto:

  • El 10 % de los participantes se identificaron como negros/afroamericanos.
  • El 13 % de los participantes se identificaron como hispanos/latinos.
  • El 6 % se identificó como asiático.
  • El 1.3 % se identificó como nativo americano.
  • El 69.7 % se identificó como blanco

Niños de 6 meses a 4 años

  • Aproximadamente 4500 niños de 6 meses a 4 años participaron en los ensayos clínicos de la vacuna Pfizer COVID-19. La respuesta inmunitaria de este grupo de edad a una serie de 3 dosis fue similar a la respuesta inmunitaria de los participantes mayores. No se han detectado efectos secundarios graves en el estudio, que está en curso

Niños de 5 a 11 años

  • Aproximadamente 3100 niños de 5 a 11 años recibieron la vacuna Pfizer COVID-19 en ensayos clínicos. No se han detectado efectos secundarios graves en el estudio, que está en curso.
  • Las respuestas inmunitarias de los niños de 5 a 11 años de edad fueron comparables a las de las personas de 16 a 25 años de edad.
  • La vacuna tuvo una eficacia de casi el 91 % en la prevención de el COVID-19 en niños de 5 a 11 años.

Niños de 12 a 15 años

  • 2260 participantes de 12 a 15 años de edad se inscribieron en un ensayo clínico en curso en los Estados Unidos.
  • De estos, 1131 participantes adolescentes recibieron la vacuna y 1129 recibieron un placebo. Más de la mitad de los participantes fueron seguidos por seguridad durante al menos dos meses después de la segunda dosis.

Vacuna contra el COVID-19 de Moderna

La vacuna está aprobada completamente para las personas de 18 años en adelante (con el nombre de Spikevax) y está disponible bajo una EUA para personas de 6 meses a 17 años.

En ensayos clínicos de la vacuna de Moderna (datos del ensayo en EE. UU.)

Los ensayos clínicos no revelaron ningún efecto adverso importante imprevisto:

  • El 10 % de los participantes se identificaron como negros/afroamericanos.
  • El 20 % se identificó como hispano/latino.
  • El 4 % se identificó como asiático.
  • El 3 % se identificó con “otro origen”.
  • El 63 % se identificó como blanco.

Niños de 6 meses a 5 años

  • Aproximadamente 6300 participantes de 6 meses a menoress de 6 años participaron en un ensayo clínico de la vacuna Moderna COVID-19. La vacuna tuvo una eficacia del 50 % en la prevención de la COVID-19 en este grupo de edad. No se han detectado efectos secundarios graves en el estudio, que está en curso.

Niños de 6 a 11 años

  • Aproximadamente 4000 participantes de 6 a 11 años participaron en un ensayo clínico de la vacuna Moderna COVID-19. La respuesta inmunitaria de este grupo de edad a la vacuna fue comparable a la respuesta inmunitaria de los adultos. No se han detectado efectos secundarios graves en el estudio, que está en curso.

Niños de 12 a 17 años

  • Aproximadamente 3700 participantes de 12 a 17 años participaron en un ensayo clínico de la vacuna Moderna COVID-19. La vacuna fue 93% efectiva en la prevención de COVID-19 entre este grupo. No se han detectado efectos secundarios graves en el estudio, que está en curso.

Vacuna contra el COVID-19 de Novavax

Esta vacuna está autorizada para uso de emergencia en personas de 12 años en adelante.

En ensayos clínicos de la vacuna de Novavax (datos del ensayo en EE. UU.)

Los ensayos clínicos no mostraron eventos adversos importantes imprevistos:

  • 21.5% eran hispanos o latinos
  • 75.9% eran blancos
  • 11.0% eran negros o afroamericanos
  • 6.2% eran indios americanos o nativos de Alaska
  • 4.4% eran asiáticos
  • 1.7% eran multirraciales

Aproximadamente 30,000 participantes de 18 años en adelante participaron en un ensayo clínico de la vacuna Novavax contra el COVID-19. La vacuna fue 90% efectiva en la prevención de COVID-19 entre este grupo. No se han detectado efectos secundarios graves en el estudio, que está en curso.

Niños de 12 a 17 años

  • Aproximadamente 2,200 participantes mayores de 12-17 años participaron en un ensayo clínico de la vacuna Novavax contra el COVID-19. La vacuna fue 90% efectiva en la prevención de COVID-19 entre este grupo. No se han detectado efectos secundarios graves en el estudio, que está en curso.

Vacuna contra el COVID-19 de Johnson & Johnson (Janssen)

Se autorizó el uso de emergencia de esta vacuna en personas mayores de 18 años. Es una vacuna de una sola dosis (una sola inyección).

Los CDC y el DOH recomiendan que las personas mayores de 18 años opten por la vacuna de ARNm contra el COVID-19 (Pfizer o Moderna) en lugar de la vacuna de Johnson & Johnson (J&J). La vacuna de J&J todavía está disponible para fines limitados, y puede hablar con su proveedor de atención médica sobre sus opciones si desea recibirla.

Obtenga más información:

La seguridad de la vacuna es la prioridad principal

Mientras se desarrollan más vacunas contra el COVID-19, la seguridad continúa siendo la prioridad principal. El DOH (por su sigla en inglés, Departamento de Salud del Estado de Washington) está comprometido con la ciencia y evalúa de forma crítica e imparcial estas nuevas vacunas para determinar su seguridad y eficacia antes de que se usen. Estamos siguiendo de cerca el proceso de aprobación de la FDA (por su sigla en inglés, Administración de Alimentos y Medicamentos) para garantizar que sea exhaustivo y transparente.

Preguntas frecuentes sobre la seguridad y la eficacia

¿Qué significa que una vacuna está completamente autorizada?

Para obtener una aprobación completa, la FDA evalúa los datos durante un período más largo que el de una autorización para uso de emergencia (EUA, por su sigla en inglés). Para que una vacuna reciba una aprobación completa, los datos deben demostrar un nivel alto de seguridad, eficacia y control de calidad en su producción. El propósito de la EUA es garantizar que las personas puedan obtener una vacuna que salve vidas antes de que finalice un análisis de datos más prolongado. Sin embargo, la EUA también exige un análisis muy detallado de datos clínicos, solo que en un período más corto.

¿Cómo sabemos que las vacunas son seguras?

Para garantizar que las vacunas contra el COVID-19 son seguras, los CDC ampliaron y reforzaron la capacidad del país para supervisor la seguridad de las vacunas. Como resultado, los expertos en seguridad de vacunas pueden supervisar y detectar problemas que podrían no haberse visto durante los ensayos clínicos de la vacuna contra COVID-19.

¿Qué efecto producirá una vacuna contra la COVID-19 en mi cuerpo?

La vacuna contra la COVID-19 le enseña a su sistema inmunitario a reconocer al coronavirus. Cuando se coloca la vacuna, su sistema inmune produce anticuerpos (“células de combate”) que se quedan en la sangre y lo protegen en caso de que se infecte con el virus. Obtiene una protección contra el virus sin enfermarse.

Cuando suficientes personas de la comunidad pueden combatir el coronavirus, este no tiene a dónde ir. Esto significa que podemos detener la propagación más rápido y acercarnos un poco más al fin de esta pandemia.

¿Cómo se fabrican las vacunas COVID-19?

¿Cómo se fabrican las vacunas COVID-19? - video

¿Qué es una vacuna de ARNm?

Una vacuna de ARN mensajero o ARNm es un nuevo tipo de vacuna que les enseña a las células a producir un fragmento inofensivo de la “proteína de la espícula”. Esta proteína es lo se ve en la superficie del coronavirus. Su sistema inmune detecta que la proteína no pertenece allí, por lo que el cuerpo comienza a desarrollar una respuesta inmunitaria y a producir anticuerpos. Esto es similar a lo que sucede cuando se contagia “naturalmente” de COVID-19. Una vez que la vacuna hace su trabajo, el ARNm se deshace rápidamente y el cuerpo lo elimina en unos pocos días.

Si bien hemos usado el ARNm para otros tipos de cuidados médicos y veterinarios en el pasado, crear vacunas con este método es un enorme avance de la ciencia y podría significar que las vacunas se creen con más facilidad en el futuro.

Puede leer más sobre cómo funcionan las vacunas de ARNm en el sitio web de los CDC (solo en inglés) o mirar este video del Dr. Paul Offit (solo en inglés) del Hospital de Niños de Filadelfia.

¿Qué es una vacuna de vector viral?

Este tipo de vacuna utiliza una versión debilitada de un virus diferente (el "vector") que da instrucciones a sus células. El vector entra en una célula y utiliza el mecanismo de la misma para crear un fragmento inofensivo de la proteína espícula de la COVID-19. La célula muestra la proteína espícula en su superficie y su sistema inmune ve que no debe estar ahí. Su sistema inmune comenzará a fabricar anticuerpos y a activar otras células inmunes para combatir lo que cree que es una infección. Su cuerpo aprende a protegerse contra futuras infecciones de COVID-19, sin que usted tenga que enfermarse.

¿Qué es una vacuna de subunidad de proteína?

Una de las vacunas COVID-19 autorizadas por la FDA es una vacuna de subunidad de proteína. Las vacunas de subunidades de proteínas contienen fragmentos del virus (proteínas) que causa el COVID-19 (hechas sin usar ningún virus vivo) con un aditivo destinado a ayudar a que la vacuna funcione mejor en el cuerpo. Una vez que su sistema inmunológico sepa cómo responder a la proteína de pico, podrá responder rápidamente al virus real y protegerlo contra COVID-19. Las vacunas de subunidades no pueden causar infección con el virus que causa el COVID-19 y no interactúan con nuestro ADN.

¿Qué es un adyuvante?

El adyuvante en Novavax es el aditivo destinado a ayudar a fortalecer la respuesta inmune del cuerpo.

¿Qué tipos de síntomas se prevén luego de recibir la vacuna?

Al igual que con otras vacunas de rutina, los efectos secundarios más comunes son dolor en el brazo, cansancio, dolor de cabeza y dolor muscular.

Estos síntomas son una señal de que la vacuna está funcionando. En los ensayos clínicos de Pfizer, Moderna y Novavax los efectos secundarios se presentaron con mayor frecuencia dentro de los dos días siguientes al día de vacunación y duraron alrededor de un día. Los efectos secundarios fueron más frecuentes después de la segunda dosis que con la primera dosis. En los ensayos clínicos de Johnson & Johnson, los efectos secundarios duraron, en promedio, de uno a dos días.

Para las tres vacunas, las personas mayores de 55 años fueron menos propensas a informar efectos secundarios que las más jóvenes.

Podría leer en línea o en las redes sociales algunos rumores sobre efectos secundarios de la vacuna que no son verdaderos. Cada vez que vea una afirmación sobre un efecto secundario, asegúrese de verificar la fuente. Este video (solo en inglés) puede enseñarle más sobre cómo determinar si una afirmación en línea es verdadera o no.

¿Qué ingredientes contienen las vacunas?

Los ingredientes de las vacunas contra el COVID-19 son bastante tradicionales para las vacunas. Contienen el ingrediente activo ARNm o adenovirus modificado junto con otros, como grasa, sales y azúcares, que lo protegen, lo ayudan a trabajar mejor en el cuerpo y protegen la vacuna durante su almacenamiento y transporte.

La vacuna contra el COVID-19 de Novavax es una vacuna basada en subunidades de proteínas que contiene un aditivo, junto con grasas y azúcares para ayudar a que la vacuna funcione mejor en el cuerpo. Esta vacuna no usa mRNA.

Ninguna de las vacunas contiene células humanas (incluidas células fetales), el virus de COVID-19, látex, conservantes ni ningún producto derivado de animales, incluidos los derivados del cerdo o la gelatina. Las vacunas no se cultivan en huevos ni contienen derivados del huevo.

También puede encontrar las listas completas de ingredientes en las hojas informativas de Pfizer/Comirnaty, Moderna, Novavax y Johnson & Johnson - Janssen.

Vea esta página web de preguntas y respuestas del Hospital de Niños de Filadelfia (solo en inglés) para obtener más información sobre los ingredientes.

Las vacunas contra el COVID-19, ¿se elaboran con tejido fetal?

La vacuna contra el COVID-19 de Johnson & Johnson se creó utilizando la misma tecnología que muchas otras vacunas. No contiene partes de fetos ni células fetales. Una parte de la vacuna consiste en copias cultivadas en laboratorio de células que originalmente procedían de abortos electivos que tuvieron lugar hace más de 35 años. Desde entonces, las líneas celulares para estas vacunas se mantienen en el laboratorio y no se utilizan más fuentes de células fetales para fabricarlas. Este dato puede ser una novedad para algunas personas. Sin embargo, las vacunas contra la varicela, la rubeola y la hepatitis A se elaboran de la misma manera.

En este video, el Dr. Paul Offit aborda las células fetales y las vacunas contra el COVID-19 (solo en inglés) :

¿Puedo aplicarme la vacuna contra el COVID-19 si estoy embarazada o amamantando, o si planeo quedar embarazada?

Sí, los datos muestran que las vacunas contra el COVID-19 son seguras durante el embarazo. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) y la Sociedad de Medicina Materno-Fetal (SMFM) (solo en inglés) recomiendan la vacuna COVID-19 para las personas que están embarazadas, en periodo de lactancia o que planean quedarse embarazadas.

Algunos estudios demuestran que si se vacuna, su bebé puede incluso desarrollar anticuerpos contra el COVID-19 durante el embarazo y la lactancia. Las personas embarazadas no vacunadas que contraen COVID-19 tienen un mayor riesgo de complicaciones graves, como parto prematuro o naciemiento de un niño sin vida. Además, las personas que contraen COVID-19 durante el embarazo tienen entre dos y tres veces más probabilidades de necesitar soporte vital avanzado y un tubo de respiración.

Para obtener más recursos sobre cómo vacunarse contra el COVID-19 durante el embarazo y la lactancia, consulte la información actualizada en el sitio web One Vax, Two Lives.

¿Qué es una autorización de uso de emergencia (EUA, por su sigla en inglés)?

Una EUA permite que la FDA autorice la disponibilidad de un producto durante un estado de emergencia declarado antes de otorgar una licencia completa. A continuación, toda vacuna que haya recibido una EUA de la FDA será analizada por el Grupo de trabajo de revisión de seguridad científica como parte del Pacto de los Estados del Oeste (solo en inglés).

¿Qué es el Pacto de los Estados del Oeste?

El 27 de octubre, el gobernador Jay Inslee anunció que Washington se unió a otros estados occidentales para revisar la seguridad y la eficacia de las vacunas contra la COVID-19 (solo en inglés) una vez que fueran aprobadas por la FDA. Este grupo de trabajo proporcionará un nivel adicional de escrutinio y revisión especializada al proceso.

El Grupo de Trabajo de Revisión de Seguridad Científica incluye a Washington, Oregón, Nevada, Colorado y California. Inslee anunció los representantes de Washington en el grupo de trabajo el 9 de noviembre (solo en inglés).

El panel cuenta con expertos designados por todos los estados miembro y científicos reconocidos a nivel nacional con experiencia en vacunación y salud pública. Cuando la FDA autoriza una vacuna para uso de emergencia, el panel revisa todos los datos disponibles públicamente de manera simultánea con las revisiones federales, y presenta un informe lo antes posible. Este proceso se realizó para las tres vacunas de las que actualmente disponemos en el estado de Washington, y se realizará para todas las vacunas contra la COVID-19 a las que se les conceda una autorización de uso de emergencia (EUA) en el futuro. La revisión suele durar entre 1 y 2 días y se completa antes de que llegue el primer suministro de vacunas a Washington, por lo que no retrasa el proceso.

Lea los hallazgos del Grupo de Trabajo de Revisión de Seguridad Científica de los estados occidentales:

¿Es COVID-19 o una reacción a la vacuna?

Después de recibir una vacuna contra el COVID-19, es posible que tenga algunos efectos secundarios. Estos son signos normales de que su cuerpo está creando protección contra el COVID-19. Su brazo puede doler donde recibió la inyección o puede tener enrojecimiento o hinchazón. Puede estar cansado o tener dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, fiebre o náuseas. Pueden afectar su capacidad para realizar las actividades diarias, pero deberían desaparecer en unos pocos días. Algunas personas no tienen efectos secundarios. Obtenga más información sobre los posibles efectos secundarios después de recibir una vacuna contra el COVID-19.

Si los síntomas no desaparecen después de unos días, debe consultar a un médico. Si existe la posibilidad de que tenga COVID-19 o haya estado expuesto, manténgase alejado de los demás como medida de precaución. Si experimenta una emergencia médica después de recibir la vacuna COVID-19, llame al 9-1-1 de inmediato.

¿Puedo colocarme la vacuna contra el COVID-19 si tuve una reacción alérgica a una vacuna en el pasado?

No se debe administrar la vacuna a personas con antecedentes comprobados de reacción alérgica grave, como anafilaxia, a una dosis anterior de una vacuna con ARNm o de vector viral, o a cualquier componente de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech/Comirnaty, Moderna/Spikevax, Novavax o Johnson & Johnson - Janssen.

Puede que las personas que hayan tenido una reacción alérgica a otras vacunas o terapias inyectables tengan la posibilidad de recibir la vacuna. Sin embargo, los proveedores deben hacerles una evaluación de riesgo y aconsejarlas sobre los riesgos potenciales. Si el paciente decide vacunarse, el proveedor debe tenerlo en observación durante 30 minutos para controlar cualquier reacción inmediata.

El Comité Asesor de Prácticas de Inmunización (ACIP, por su sigla en inglés) recomienda que los proveedores controlen a todos los pacientes durante al menos 15 minutos después de administrarles la vacuna para poder controlar una posible reacción alérgica. Consulte las consideraciones clínicas provisionales para vacunas (solo en inglés) del ACIP para obtener más información.

¿Qué pasa si me enfermo después de vacunarme contra el COVID-19?

Es normal tener algunos efectos secundarios después de recibir la vacuna. Esto puede ser una señal de que la vacuna está actuando.

Si tiene una emergencia médica después de vacunarse contra el COVID-19, llame al 9-1-1 de inmediato.

Si se enferma después de recibir la vacuna, debería notificar el evento adverso al Sistema de Vigilancia de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS, por su sigla en inglés). Un “evento adverso” es cualquier problema de salud o efecto secundario que se manifieste después de la vacunación.

Para obtener más información sobre el VAERS, lea la sección ¿Qué es el VAERS? a continuación.

¿Qué es el VAERS?

El VAERS es un sistema de advertencia temprana dirigido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés). El VAERS puede ayudar a detectar problemas que pueden estar relacionados con la vacuna.

Cualquier persona (proveedor de atención médica, paciente, cuidador) puede notificar un posible evento adverso al VAERS.

El sistema tiene límites. Una notificación al VAERS no significa que la vacuna provocó la reacción o el resultado. Solo significa que la vacunación ocurrió primero.

El VAERS está diseñado para ayudar a los científicos a identificar tendencias o razones por las que deben investigar un posible problema. No es una lista de resultados verificados debido a la vacunación.

Cuando presenta una notificación al VAERS, está ayudando a los CDC y a la FDA a detectar posibles problemas de salud, y a garantizar que la vacuna sea segura. Si surge cualquier problema, estos organismos tomarán las medidas necesarias y notificarán a los proveedores de atención médica sobre posibles problemas.

¿Qué es una variante del virus de COVID-19?

Los virus mutan (cambian) cuando se propagan de persona a persona. Una “variante” es una cepa del virus que ha mutado. Algunas variantes desaparecen con el tiempo y otras siguen propagándose en las comunidades.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) (solo en inglés) identifican las variantes del virus que son preocupantes.

Actualmente, numerosas variantes son preocupantes debido a que se propagan con mayor facilidad y rapidez, lo que causa un mayor número de personas infectadas por el virus de COVID-19.

¿La vacuna contra el COVID-19 sirve para combatir las variantes?

Las vacunas contra la COVID-19 funcionan bien para prevenir enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes, incluso contra variantes. Sin embargo, los expertos en salud pública están viendo una protección reducida contra la enfermedad leve y moderada de COVID-19, especialmente entre las poblaciones de alto riesgo.

Los refuerzos actualizados se crearon para ayudar a aumentar la inmunidad y brindar una mejor protección contra algunas de las variantes más nuevas. Es importante que reciba todas las dosis recomendadas para obtener la máxima protección contra las variantes.

La vacunación es la mejor manera de protegerse y de proteger a sus seres queridos y a su comunidad. Una amplia cobertura de vacunación reducirá la propagación del virus y ayudará a prevenir la aparición de nuevas variantes del virus.

Para obtener más información, visite nuestras páginas sobre las variantes del virus de la COVID-19 (solo en inglés) y casos de infecciones en personas vacunadas (solo en inglés).

¿Por qué debo vacunarme contra el COVID-19 si la mayoría de las personas sobreviven con la enfermedad?

La muerte no es el único riesgo de tener COVID-19. Muchas personas que contraen COVID-19 solo tienen síntomas leves. Sin embargo, el virus es impredecible y sabemos que es más probable que algunas variantes de COVID-19 lo enfermen gravemente. Algunas personas pueden enfermarse gravemente o morir a causa de la COVID-19, incluso los jóvenes sin problemas de salud crónicos. Otros, conocidos como “transportistas largos de COVID”, pueden tener síntomas que duran meses y afectan su calidad de vida. Tampoco conocemos todavía todos los efectos a largo plazo del COVID-19, ya que es un virus nuevo. Vacunarse es nuestra mejor protección contra el virus. Incluso si es joven y saludable, debe vacunarse contra el COVID-19.

Si me coloco una vacuna contra el COVID-19, ¿debo continuar tomando otras precauciones?

Sí. Aunque se coloque la vacuna, es necesario que use mascarilla en espacios públicos cerrados. Puede obtener más información en nuestra página de preguntas frecuentes sobre mascarillas y tapabocas (solo en inglés). También le recomendamos que se lave las manos con frecuencia, mantenga una distancia de seis pies (dos metros) en presencia de otras personas y limite los encuentros sociales.

Las vacunas contra la COVID-19 funcionan bien, pero no son 100 % eficaces. Algunas personas podrían contraer COVID-19 incluso si se vacunaron. Debido al aumento de casos de variantes más contagiosas, es importante que todas las personas tomen precauciones, tales como el uso de mascarillas para reducir la transmisión del virus.

¿Cuál es la diferencia entre vacunación e inmunidad?

La inmunidad natural contra la infección ofrece cierto nivel de inmunidad contra la reinfección, pero es importante estrésar que la infección inicial entre personas no vacunadas aumenta el riesgo de enfermedad grave, hospitalización y muerte. Algunas personas pueden desarrollar anticuerpos después de la infección por COVID-19, y es posible que otras no. Para aquellos que desarrollan algo de inmunidad después de la infección, no hay forma de saber qué tan fuerte es esa protección, cuánto durará o incluso de cual variante es la inmunidad.

Debido a que no podemos confiar en la inmunidad natural para prevenir la reinfección o una enfermedad grave por COVID-19, estar al día con las vacunas sigue siendo la mejor protección y estrategia principal y más segura para prevenir las infecciones por SARS-CoV-2, las complicaciones asociadas y la transmisión posterior.