Inundaciones

English

Las inundaciones son los desastres naturales más comunes y difundidos. Si vive en un área propensa a las inundaciones, debe saber lo siguiente:

Qué hacer antes de que se produzca una inundación

  • Planifique la evacuación. Conozca a dónde irá y cómo llegar hasta allí.
  • Prepare su casa para una inundación. Llame al departamento de edificaciones u oficina de emergencias local para obtener información.
  • Adquiera un seguro contra inundaciones.
  • Guarde todas las pólizas de seguro y una lista de artículos valiosos en un lugar seguro.
  • Tome fotografías o filme un video de los artículos valiosos que guarda en su casa.
  • Escuche la radio o mire la televisión para enterarse si hay algún peligro de inundación.
  • Mantenga lleno el tanque de gasolina de su automóvil.

Qué hacer durante una inundación

  • NO trate de caminar o manejar a través de áreas inundadas. El agua puede ser más profunda de lo que parece y los niveles de agua aumentan rápidamente. Siga las rutas de evacuación de emergencia oficiales. Si su automóvil se ahoga en una zona inundada, salga rápidamente del automóvil y diríjase a un terreno más elevado.
  • Manténgase lejos del agua en movimiento: el agua en movimiento con una profundidad de tan sólo seis pulgadas puede derribarle. Los automóviles son arrastrados con facilidad en sólo dos pies de agua.
  • Manténgase lejos de las zonas de desastre a menos que las autoridades soliciten la ayuda de voluntarios.
  • Manténgase alejado de las líneas caídas de suministro eléctrico.
  • Si su casa se inunda, desconecte los servicios públicos hasta que los funcionarios a cargo de la emergencia le indiquen que es seguro volver a conectarlos. No bombee el agua del sótano hasta que el agua de la inundación se retire. Evite el contacto con los pisos, paredes y techos que estén debilitados.
  • Lávese frecuentemente las manos con jabón y agua limpia si entra en contacto con agua de inundación.

Qué hacer después de una inundación

  • Use guantes y botas para realizar la limpieza.
  • Abra todas las puertas y ventanas. De ser posible, use ventiladores para ventilar el edificio.
  • Lave toda la vestimenta y ropa de cama con agua caliente.
  • Deshágase de los colchones y los muebles acolchados. No se pueden limpiar de forma adecuada.
  • Lave la suciedad y el barro de las paredes, mostradores y pisos de superficie dura con agua y jabón. Luego, desinfecte las superficies limpiándolas con una solución de una taza de blanqueador (cloro) por cada galón de agua.
  • Deshágase de todos los alimentos que hayan estado en contacto con el agua de inundación. Los alimentos enlatados pueden utilizarse, pero debe lavar cuidadosamente la lata antes de abrirla.
  • Si se ha inundado el pozo, es posible que el agua de la llave no se pueda consumir. Si cuenta con agua corriente suministrada por la empresa de servicios públicos, el departamento de salud le hará saber, a través de la radio y la televisión, si es seguro consumir esa agua. Hasta que sea seguro consumir el agua, use agua embotellada limpia.
  • Aprenda cómo purificar el agua. Si tiene un pozo, aprenda a descontaminarlo.
  • No use el sistema séptico si hay agua en el suelo a su alrededor. El suelo que hay debajo no absorbe el agua proveniente de los lavabos o inodoros. Una vez que la tierra se haya secado, probablemente pueda volver a usar el sistema séptico de forma segura. Para estar seguro, póngase en contacto con el departamento de salud local.
  • Una vez que haya bajado el agua de inundación, manténgase atento por si la superficie de las carreteras se hubiera debilitado.