Buenas tendencias de la COVID-19 con la ayuda de la vacunación

Comunicado de prensaEnglish

Para publicación inmediata: 21 de mayo de 2021   (21-132-español)

Contacto con la prensa:  Kristen Maki, Comunicaciones, 360-545-2944
Asuntos del público: línea directa estatal de asistencia para la COVID-19, 1-800-525-0127

Buenas tendencias de la COVID-19 con la ayuda de la vacunación

OLYMPIA. El último informe de situación de modelado y de vigilancia de la COVID-19 (solo en inglés) del Departamento de Salud del Estado de Washington (DOH, por su sigla en inglés) muestra que la actividad de COVID-19 está disminuyendo en el estado. La inmunidad producto de las vacunaciones está ayudando a frenar la propagación del virus y a reducir su impacto en el sistema de salud pública. Los esfuerzos de vacunación y otras medidas preventivas (como usar mascarillas y mantener la distancia si no está vacunado) deben continuar para evitar que las tendencias se reviertan.

Las conclusiones del informe son las siguientes:

  • Los recuentos de casos están disminuyendo en todo el estado y reduciéndose o estabilizándose en la mayoría de los condados. Solo algunos condados continúan observando aumentos en el recuento de casos, incluidos Lewis, Kittitas, Stevens y Whatcom.
  • La transmisión se redujo ampliamente en las últimas dos semanas de abril, pero continuaba siendo relativamente alta hasta el 30 de ese mes. El informe incluye dos estimaciones del número reproductivo (Re), que nos dice cuántas personas nuevas infectará cada caso de COVID-19. El comportamiento y el Re basado en las variantes refleja solo el impacto de las acciones de las personas y de las variantes que se propagan más fácilmente, y la mejor estimación fue de 1.34 el 30 de abril. El total del Re incluye estos factores y los efectos de la inmunidad, con una mejor estimación de 0.88. Para reducir las tasas de casos, el total del Re tiene que mantenerse muy por debajo de uno durante un tiempo considerable.
  • La inmunidad gracias a las vacunaciones está desempeñando un rol importante a la hora de reducir la transmisión. Hasta el 6 de mayo, la mejor estimación basada en modelos de la inmunidad global de la población era del 36.5 %. La inmunidad estimada derivada de la vacunación (alrededor del 23.6 % de la población) fue casi dos veces más alta que la inmunidad derivada de la infección previa (alrededor del 12.9 %). Estas estimaciones incluyen el tiempo que se tarda en desarrollar la inmunidad tras completar la vacunación.
  • El porcentaje estimado de la población con infecciones activas por COVID-19, conocido como “prevalencia global”, estaba disminuyendo, pero continuaba alto hasta el 6 de mayo. En el informe, se estima que la prevalencia más alta en la cuarta ola fue a finales de abril. Una prevalencia alta significa que muchas personas podrían necesitar atención médica o podrían estar transmitiéndoles el virus a los demás.
  • Hasta el 6 de mayo, las tasas de casos estaban disminuyendo en la mayoría de los grupos de edad, y se estaban estabilizando en el resto. Los casos entre los niños de 0 a 9 años y los adultos de 60 a 69 años se estaban estabilizando en ese momento, y se mantenían estables entre las personas mayores de 70 años. Las tasas de casos continuaron siendo las más altas entre las personas de 20 a 29 años, seguidas por las personas de 10 a 19 y de 30 a 39 años.
  • Hasta el 6 de mayo, las internaciones estaban disminuyendo levemente entre las personas de 20 a 79 años. Los datos más recientes informados por los hospitales sugieren que las tasas de internación continúan estabilizándose o disminuyendo desde mediados de mayo. Desde el 14 de mayo, la cantidad de camas de hospital ocupadas por pacientes con COVID-19 en todo el estado ha comenzado a estabilizarse. La cantidad de camas de UCI ocupadas por estos pacientes ha variado más, pero también parece estar disminuyendo.
  • Vacunarse implica proteger a las personas de cuadros graves de COVID-19 que requieren de hospitalización, y ayuda a controlar las tasas de internación. La tasa de internación de las personas de 45 a 64 años con COVID-19 que no están vacunadas es alrededor de 18 veces mayor que la de las personas de las mismas edades que están completamente vacunadas. Entre las personas mayores de 65 años, la tasa de internación es alrededor de 11 veces más alta entre las personas que no están vacunadas que entre las que están completamente vacunadas.

“Estamos entusiasmados con la mejora de las tendencias, pero aún no estamos fuera de peligro”, afirmó el Oficial Interino de Salud del Estado, Scott Lindquist, MD, MPH. “Todavía tenemos trabajo que hacer con respecto a las vacunaciones si deseamos continuar observando las disminuciones en la enfermedad y avanzar hacia una reapertura completa. Vacunarse es la mejor manera de protegerse y proteger a su familia y a la comunidad del virus”.

El DOH trabaja conjuntamente con el Instituto de Modelización de Enfermedades, el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, la Universidad de Washington y el programa de Inteligencia Artificial para la Salud de Microsoft para desarrollar estos informes cada dos semanas. Puede encontrar más datos sobre la COVID-19 en el panel de datos del DOH (solo en inglés).

Ingrese al sitio web del DOH cuando necesite una dosis saludable de información. Encuéntrenos en Facebook y síganos en Twitter. Regístrese para recibir el blog del Departamento de Salud, Bienestarwa.

###

Versión imprimible (PDF)