Radón

El radón es la mayor fuente de radiación para casi todas las personas de Washington. El radón es la causa principal de cáncer de pulmón entre los no fumadores, de acuerdo con Agencia de Protección Ambiental, y es la segunda causa principal entre los fumadores. Es fácil reducir los riesgos que derivan del radón al realizar pruebas para detectarlo y, si es necesario, hacer reparaciones en su hogar.

¿Qué es el radón?

El radón es un gas radioactivo natural que no tiene olor, color ni sabor. Es producto de la desintegración radioactiva del radio, elemento que se encuentra en la mayoría de las rocas y suelos. El radón puede ingresar a un edificio desde el suelo que se encuentra debajo de este y concentrarse a un nivel diez veces e incluso cien veces mayor respecto del que se encuentra en el aire del exterior.

¿Cómo puede afectarme el radón?

El radón puede causar cáncer de pulmón. A medida que el radón se desintegra de manera radioactiva, la energía se libera en forma de partículas y fotones. Esto puede alcanzar las células y dañarlas o destruirlas. El cáncer de pulmón puede aparecer cuando una célula se daña y no se restaura a sí misma correctamente. Mientras más sea la exposición al radón, mayor será la posibilidad de que se produzca un daño en las células. Si bien fumar es la causa principal del cáncer de pulmón, el riesgo es mayor cuando una persona fuma y además está expuesta al radón. Aprender más sobre los efectos dañinos del tabaquismo.

¿Cómo puedo darme cuenta si hay radón en mi casa?

La única manera de detectar si existen niveles elevados de radón es a través de pruebas. Puede conseguir en línea kits de prueba económicos y fáciles de usar, como también en ferreterías y tiendas de productos para el hogar. También puede contratar a un profesional que analice la presencia de radón. Con frecuencia, se contrata a un analista profesional cuando la detección de radón forma parte de una transacción inmobiliaria. Encuentre catálogos de profesionales por el Programa nacional de la competencia del radón (solo en inglés) y la Junta de seguridad nacional del radón (solo en inglés).

¿Qué puedo hacer si existen niveles elevados del gas?

Existen tres cosas que pueden ayudar a reducir los niveles de radón en su casa:

  1. Hacer que sea más difícil que el radón ingrese.
  2. Hacer que sea más fácil que el radón se dirija a un lugar que no sea su casa.
  3. Aumentar el intercambio de aire con el exterior, para remover el radón.

Haga que sea más difícil que el radón ingrese a su casa utilizando masilla o sellando las grietas del sótano o los cimientos, o coloque una buena barrera de vapor en el entrepiso. El objetivo es lograr una barrera hermética contra el gas entre el suelo y el interior de su hogar.

Se pueden utilizar técnicas de la Nueva Construcción Resistente al Radón (solo en inglés) durante la construcción de una casa para que el radón no ingrese. En una casa ya construida, puede instalarse un sistema de reducción del radón para que el gas que se encuentra debajo de su casa se desplace hacia afuera.

Es más fácil en algunos lugares que en otros aumentar el intercambio de aire dependiendo del momento del año. Si cuenta con un entrepiso, asegúrese de que las ventilaciones no tengan obstrucciones, para que la ventilación cruzada pueda remover el radón y otros gases.

No se encuentran pruebas médicas disponibles que determinen si se ha expuesto al radón. Si usted está preocupado, consulte con su médico.

¿Cómo busco un mitigador profesional?

Si el nivel del radón en su casa esté elevado, se puede contratar con un profesional certificado para reducir el nivel del radón que pueda entrar en su casa o mejorar la ventilación para quitar el radón de su casa. Busque un mitigador profesional tras de unas de estas organizaciones certificadoras nacionales:

Programa nacional de la competencia del radón (solo en inglés)

Junta de seguridad nacional del radón (solo en inglés)

En mi escuela realizaron pruebas para detectar radón. ¿Qué debo saber?

Si bien recomendamos que se realicen pruebas de detección de radón en las escuelas y hogares, no es obligatorio que las escuelas realicen pruebas para detectar radón. Para poner en perspectiva los resultados de pruebas para el radón, los niveles de referencia de radón en el aire del exterior son aproximadamente 0.4 pCi/L. Es difícil obtener niveles en el interior inferiores a 2 pCi/L. La EPA recomienda que se tomen medidas para reducir los niveles de radón si alcanzan los 4 pCi/L o más. Si bien los niveles elevados de radón son preocupantes y las escuelas deben reducir la exposición al radón, el riesgo aparece luego de una exposición prolongada durante años. Además, incluso cuando hay niveles elevados de radón en las escuelas, la exposición es normalmente menor a la que las personas recibirían con niveles similares en zonas residenciales o incluso en los lugares de trabajo, en donde pasan mucho más tiempo.

¿Dónde puedo obtener más información?

Los mapas y los datos que muestran el riesgo del radón (solo en inglés) en nuestro estado pueden visualizarse en la Washington Tracking Network Red de rastreo de Washington.

Para obtener más información sobre cuestiones relacionadas con el gas radón en Washington, comuníquese con nuestro programa del radón por doh.radon@doh.wa.gov o al 360-236-3246.

Puede encontrar recursos y publicaciones sobre el radón en la Environmental Protection Agency.

Puede encontrar información sobre el cáncer y el radón en la American Cancer Society.